RESEÑA MICVI 2014

Fotograma de “Pueblos indígenas de Suriname” (2008) de Eric Wijngaarde y Jerry Hartman (Foto: National Museum of the American Indian).

 

Por Alejandra Olalde Carreté*

Próxima a concluir en México la primera Muestra Internacional de Cine y Video Indígena “Tejiendo nuestra audiovisión”, este viernes 24 de octubre en La Jícara, Librespacio cultural (19:00 hrs.), tendremos una sesión muy especial en colaboración con la Coordinadora Latinoamericana de Cine y Comunicación de los Pueblos Indígenas (CLACPI). El estado de Oaxaca es uno de los anfitriones esta última semana del gran evento que ha representado la consolidación de años de trabajo y de lucha de los pueblos originarios.

Entre las proyecciones que formarán parte de la sesión se encuentran País de los pueblos sin dueño, Pueblos Indígenas de Suriname y ¡Hay Mana!. Dichos materiales, fueron galardonados durante el X Festival Internacional de Cine y Video de los Pueblos Indígenas, Ecuador en octubre del 2010 y distribuidos en el presente año para la Muestra en México. Su contribución en nuestro país es muy enriquecedora ya que nos abre la mirada hacia otros países con realizadores originarios que poseen sus propias identidades pero que comparten entre sí una misma búsqueda y exigencia de reconocimiento.

Podemos saber un poco más de la cotidianidad y de las carencias de estos pueblos con el documental, Pueblos Indígenas de Suriname, producido por Eric Wijngaarde y Jerry Hartman en el 2008. Ganador del  Premio a Proceso Socio-organizativo de los Pueblos Indígenas, el documental está montado en base a retazos de entrevistas y recopilación de secuencias que le otorgan un carácter expositivo y con un objetivo de denuncia.

Dirigido por las comunidades indígenas de Surinam, están presentes hombres y mujeres de los pueblos de Arawaks (Lokonos), Caraibs (Kaliñas), Waraus, Trios y Wajanas, con la revisión y aprobación de sus líderes para su difusión. Con una narrativa que gira alrededor de cuatro conceptos fundamentales: derechos, tierra, desarrollo y salud.

A partir de entrevistas y voz en off se nos describen los problemas, las necesidades, las soluciones que se han planteado para combatir la desigualdad que reina entre la gran variedad de habitantes de estas zonas tropicales del Amazonas. Los descendientes de los primeros colonizadores neerlandeses e ingleses les quitan y niegan sus tierras a los pueblos originarios para construir centros turísticos; muchas de estas comunidades no cuentan con agua potable o no tienen acceso a la electricidad. Lo más grave es que debido a la explotación de sus recursos naturales –para la obtención de minerales, oro, agua y petróleo– están siendo muy afectados por el mercurio que dejan como residuo en sus tierras, siendo un elemento muy dañino para su salud.

Fue tan sólo en 1975 cuando Surinam ganó su independencia de los Países Bajos, pero a la fecha todas sus comunidades se conforman por ciudadanos que no son considerados como tales. La intención final de la gente que participó en este documental, representando a cada pueblo indígena de la región, es encontrar la respuesta a un dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos. Saben que el proceso de reconocimiento que reclaman todavía les depara un largo camino por recorrer.

Este material audiovisual se suma a los otros dos arriba citados, uno de Chile y otro de Colombia, para dejar ver a nivel internacional cómo la realización audiovisual en este caso disuelve fronteras y sensibiliza al espectador frente a las problemáticas que padece su propia localidad. Esta mirada más universal resulta ser un excelente cierre para la Muestra que se estrenó este año en México puesto que se trata de un final abierto a un sinfín de próximas acciones después de la labor comunicativa que el cine y el video han ejercido hasta el momento.

Referencias: CLACPI, http://www.clacpi.org/

 

_____________________________

* Alejandra Olalde Carreté, Mtra. en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid y Lic. en Comunicación por la Universidad Panamericana. Es especialista e investigadora de los procesos de adaptación del cine de Alfonso Cuarón, así como de la adaptación cinematográfica de la narrativa proustiana.

Anuncios