La banda de rock maya-tsotsil compartirá escenario al lado de destacadas bandas internacionales como Tool, Puscifer y Primus

VAYIJEL-alfio tommasini130_w
La banda de rock maya-tsotsil Vayijel.
(Foto: Alfio Tommasini)

Redacción CMC

La Cumbre Tajín es un evento cultural que reúne música, rituales ancestrales y expresiones artísticas, siendo una de las épocas más fructíferas para el estado de Veracruz, ya que recibe a centenares de artistas y miles de turistas procedentes de México y el mundo.

En su decimoquinta edición titulada “La revelación de lo posible”, Cumbre Tajín ofrecerá desde hoy, 20 de marzo, y hasta el lunes 24, múltiples actividades en distintas sedes. Una de las más esperadas son los conciertos musicales, donde participarán bandas nacionales e internacionales de diferentes géneros, entre las que destacan Tool, Puscifer, Primus y, por primera vez, la banda de rock maya-tsotsil Vayijel.

Originaria de San Juan Chamula, Chiapas, Vayijel –cuya traducción es “Espíritu Animal Guardián”– fue fundada en 2006 con el objetivo de revalorizar la lengua tsotsil a través de una expresión artística moderna. Siguiendo el estilo del rock alternativo, los integrantes transformaron su cultura y cosmovisión en enigmáticas piezas cantadas en lengua vernácula, cargadas de una energía única. Luego de que grabaron sus primeros demos en 2007, el grupo hizo apariciones en festivales nacionales e internacionales como: 6º Festival Internacional Ollinkan (2009), Festival Internacional de la Lengua Materna (2007)y, recientemente, la II Cumbre continental de comunicación indígena del Abya Yala en Santa María Tlahuiltoltepec, Oaxaca (2013).

En entrevista exclusiva para Cine y medios comunitarios, el vocalista y guitarrista de Vayijel, Óscar López, platicó sobre la invitación que recibieron para el evento, así como sus orígenes, trayectoria y objetivos de la música que componen.

 

1. ¿Cómo fueron invitados a la Cumbre Tajín 2014?.

La invitación fue conforme al trabajo que vamos haciendo. La banda lleva 7 años trabajando en la música. Hemos ido caminando poco a poco. Con el tiempo, los medios de comunicación nos empezaron a identificar. Tenemos una persona que maneja el grupo, es nuestra representante. Trabaja para contactar festivales, para mover la banda. Ella fue quien nos dio la noticia, “que nos invitaron a la Cumbre Tajín” y nos emocionamos mucho porque ese festival es muy importante, sobre todo porque van a llegar grupos que nos gustan y admiramos. En un ratito, sentimos que era como una broma. Pero fue muy emocionante la noticia que recibimos. Es increíble porque uno de nosotros quería ir a ver a Tool. Ya estaba ahorrando para comprar su boleto. Y pasan [algunos] días, nos juntó nuestra representante y nos dio la noticia de que iríamos a la Cumbre Tajín para tocar junto a Tool, Puscifer y Primus.

¡Nos emocionamos mucho!. Sentimos que el trabajo no es en vano, que va fluyendo. Va creciendo poquito a poco y vamos haciendo las cosas bien… Estamos muy contentos de esta oportunidad que nos dan para presentarnos en la Cumbre Tajín.

 

2. Respecto a sus orígenes, ¿cómo se conocieron?.

Yo estaba estudiando la prepa cuando un amigo me dijo: “Oye, ¿hacemos una banda?, ¿por qué no hacemos rock en nuestra lengua?”. Traíamos una visión de que había que fortalecer nuestra identidad. Hemos visto que muchos jóvenes pierden su identidad. Ya no quieren hablar sus lenguas o caminar junto a sus padres porque llevan el vestuario tradicional del pueblo. Eso fue muy triste para nosotros. Nos gusta la música y cantar algo bueno, darle mensajes a los jóvenes, motivarlos a través de la música para que se despierten, para que se den cuenta de la cultura, de lo bueno que tenemos y lo importante que es nuestra lengua, nuestra identidad. No nos debe de dar vergüenza lo que somos.

No sabíamos tocar instrumentos, no teníamos conocimiento de qué eran los acordes y cómo se llamaban. Empezamos de nada, hasta sin instrumentos. Los amigos nos prestaron sus instrumentos. Comenzamos a trabajar y ahí estuvimos. Queríamos iniciar, para practicar, haciendo covers pero no nos salían y nos desesperamos. Empezamos a hacer nuestras propias canciones. Claro, eran canciones kilométricas y monótonas, parecida una a la otra. A la gente les gustó, les llamó la atención. Nos apoyaron muchos chavos. Hubo una buena aceptación del pueblo; nos motivaron y le seguimos dando. Después nacieron las críticas: que nuestra canción es monótona, muy sencilla, que debemos practicar… Esas palabras que nos han dicho fueron como algo muy fuerte, tomamos muy en serio esas críticas. Y continuamos ensayando y practicando.

Un día nos invitaron a grabar en una estación de radio que está aquí, XECOPA, de CDI. El director era de México, se llama Andrés. Nos invitó, nos conoció en Tuxtla. Cuando llegamos, nos dijo que nuestras canciones estaban de la chingada, que sonaban horrible, que estaban bien pinches porque no estábamos cuadrados. Que nos faltaban muchas cosas. Ahí nos enseñó –porque él es músico– mientras nosotros estábamos fascinados; él nos decía: “esto no está bien, así se hace… se toca así, la batería se toca así, se canta así, se lleva el tiempo así”.

Nosotros estábamos sorprendidos porque no sabíamos esas cosas: si había un tiempo, de cómo entrar en el coro, cómo llevar el tiempo, el ritmo de la batería, cómo se tiene que escuchar la batería… en ese entonces nos enseñó cosas muy claves. Nos regresamos de esa grabación y nos pusimos a ensayar todos los días. Ensayábamos de 9 hasta las 4 o 5 de la tarde, menos los sábados y domingos. Fue algo muy bueno, muy provechoso…

 

3. ¿Cómo surge el concepto de Vayijel?.

Participamos en un concurso, el Primer Concurso Estatal de Rock, aquí en Chiapas, junto a 12 bandas más. Nosotros ya planeábamos qué comprar [si ganábamos]… ya estábamos planeando qué instrumento comprar pero, al presentarnos, nos dimos cuenta de que estábamos bien atrasados. Todavía no estábamos listos, quedamos en el último lugar. No obstante, fue muy interesante ver a otras bandas que no habíamos visto y nos animó a seguir con la música.

Empezamos como Vayijel en una presentación dentro de San Juan Chamula, nuestro pueblo. Sólo teníamos una canción pero llegó una banda y nos preguntaron cómo nos llamábamos. Escogimos un nombre y así nació Vayijel, desde 2006. Nuestro disco salió en 2011.

 

4. ¿Qué fue de su trayectoria entre 2006 y la salida de su primer disco?.

Estuvimos haciendo canciones. Algunas no las dejamos, otras sólo las tocamos una vez  porque no nos gustaron… y de ahí fuimos componiendo. Tuvimos hasta 20 canciones pero sólo se grabaron la cantidad que aparece en el disco, porque las seleccionamos y sentimos que eran las que debían estar.

Antes de que saliera el disco, tocamos fuera del estado. Hemos visitado varias veces el DF; fuimos a Yucatán, Chihuahua y a diferentes regiones de Chiapas.

 

5. ¿Cómo fue la génesis del disco Vayijel?

Empezamos a trabajar con más personas. Para nuestra representante, era prioridad que tuviéramos un disco para promovernos. Nosotros también [lo] queríamos desde hace tiempo, pero era algo difícil. Así que por fin empezamos a realizar el disco, a trabajar con más personas, a imaginar cómo tenía que quedar, y también buscamos apoyo porque no había dinero.  Estuvo complicado porque no es fácil que te den un apoyo, no es fácil aunque traigas buenas ideas, siempre es complicado.

El disco se grabó en San Cristóbal bajo la producción de German Alperowicz. No estábamos buscando caer en un género específico, como el metal. Vamos componiendo como sale de nuestro corazón, lo que nos gusta. Vamos trabajando así, poco a poco. No hay alguien que lo trabaje como el “encargado de componer”; lo hacemos todos. Nos sumamos a componer lo que uno trae: alguna idea, acorde o notas que nos gusten, ya lo montamos en el cuarto de ensayo y vamos creando conjuntamente.

 

6. ¿Cuáles son los principales temas de sus canciones?.

En el primer disco se habla sobre historias, leyendas, canciones fusionadas entre lo tradicional y nuestra versión, también lo que vivimos cotidianamente.

 

7. Platícanos sobre sus atuendos.

Usamos nuestro chuj. Es  una vestimenta que se hace en nuestro pueblo con lana de borrego, la cual lleva todo un proceso. Ese chuj negro es lo que se usa cotidianamente. No es tan formal, hay otra ropa más formal que le decimos jerca: de color blanco con cinturón de piel amplio, pantalón blanco y huaraches. Ese es más formal. Lo que estamos usando es lo que se viste cotidianamente.

Las máscaras representan los espíritus del bosque y la naturaleza, de los animales, de historias y leyendas que nos han contado nuestros abuelos.

 

8. ¿Cuáles son las tres bandas que más han inspirado su quehacer?.

Cada integrante tiene su banda favorita. Por ejemplo, a nuestro baterista le gusta mucho Pink Floyd. Hugo escucha más a Red Hot Chili Peppers, el bajista a Pixies…  Escuchamos un poco de todo, rock principalmente. Escuchamos más bandas extranjeras –de Estados Unidos, Inglaterra, europeas– y un poquito de bandas mexicanas. También escuchamos algunas nuevas propuestas que están saliendo.

 

9. ¿Hay alguna banda mexicana que admiran en particular?.

Escuchamos a Botellita de Jerez, Caifanes, Disidente, Austin Tv, Porter y vamos poniendo atención a otras bandas, aunque conocemos sólo algunas canciones.

 

10. ¿Consideras que su música reafirma la identidad cultural de tu región?. ¿De qué manera?.

Nosotros estamos trabajando en la parte artística de nuestra lengua. Escribimos las canciones en tsotsil para inspirar a jóvenes de otros pueblos, de aquí o fuera del estado, porque no somos el único pueblo indígena en nuestro país. Estamos muy contentos porque hemos visto resultados afuera. Hay personas de nuestro pueblo y otras regiones de México que han emigrado a Estados Unidos y nos escriben desde allá. Les da gusto que alguien esté haciendo algo de nuestra cultura y se sienten felices, y ahora ya no les da pena hablar nuestra lengua. Están muy contentos de ver que estamos haciendo las cosas en serio, en esto de la música.

También hay personas que piensan que es complicado porque cantamos en nuestra lengua: que no se puede sobresalir o tocar en otras partes. Hay personas que piensan que lo que hacemos es para un grupo de personas de las zonas de Los Altos de Chiapas, los que hablan tsotsil. Nosotros no lo vemos así. Eso pasa también con algunas canciones en otra lengua. Si la melodía es muy buena o te identificas con ese sonido, la energía o un sentimiento pues te gusta. Es lo que estamos trabajando: la música es un lenguaje universal. No importa si es en otra lengua. No es algo que nos limite.

 

11. Hace unas semanas celebramos el Día Internacional de la Lengua Materna. Ustedes son un ejemplo representativo del uso de la lengua para con la música y afirman que es “un ejercicio de despertar de conciencia sobre el valor de la lengua originaria” para las juventudes hablantes del mundo. ¿Qué mensaje les dejarían a las generaciones más jóvenes que estén interesadas por la música, hablantes y no hablantes, los cuales apenas están iniciándose?.

Hay que seguir y no dejarse caer por alguna crítica. Cuando uno empieza siempre es complicado; no sabes hacia dónde vas. Primero, lo que se requiere en un grupo es saber lo que se quiere hacer, qué tipo de mensaje quieres transmitir: conocerse y aceptarse uno mismo. Cuando empezó Vayijel, fuimos discriminados. Hubieron críticas muy racistas hacia la música que hacemos pero nunca nos rendimos. Nunca dijimos que ahí tenía que acabar.

Al contrario, hemos luchado para demostrar el valor de nuestro quehacer y vamos a seguir luchando porque, la verdad, es que hay que cambiar nuestra mente. Las personas que no aceptan su cultura, o personas racistas, todo eso hay que cambiarlo. No se logra de un golpe, se tiene que trabajar poco a poco y la música es un instrumento para poder expresar lo que quieres o lo que uno ve que está mal. Es una herramienta increíble que debe trabajarse constantemente para mejorar las cosas.

A todos los que les gusta la música: hagan lo que les nazca de su corazón, lo que quieren transmitir; si se sienten contentos al tocar una nota, lo que los identifica. Algún ritmo o energía, es libre. No hay que tratar de parecerse a alguien porque eso no eres tú… Hay que ser lo que uno es, lo que uno quiere hacer. También, lo que he dicho es que hay muchas bandas que quieren parecerse a otra que admiran pero no debería ser así. Simplemente, esa banda que admiran, que sea como un aliento para ustedes, una influencia a seguir trabajando.

Anuncios