MUSEO DE LA INDUMENTARIA MEXICANA “LUIS MÁRQUEZ ROMAY”, RECINTO DEL ARTE POPULAR MEXICANO

Por: Jesús Fernando Rodríguez González [1]

 

“México no conoce a México”, fue una de las frases preferidas del artista Luis Márquez Romay, personaje, sin duda, al servicio de la cultura y la divulgación de las manifestaciones populares mexicanas, quien desde 1922 logró reunir una de las colecciones de indumentaria más importantes de nuestro país.

 

Don Luis, como le llamaban sus amigos, no solo fue coleccionista sino fotógrafo que llegó a exhibir su obra en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y la Feria Mundial de Nueva York de 1939 y 1940, donde recibió importantes reconocimientos. Márquez incursionó en el cine mexicano como guionista en la película Janitzio de 1934 dirigida por Calos Navarro y protagonizada por Emilio Fernandez, además colaboró en otros rodajes como Maclovia, Tizoc: Amor Indio, y María Candelaria.  Pero, sin duda, su labor más significativa  fue la de contar la historia de México a través de la indumentaria.

 

En 1977, un año antes de su fallecimiento, Don Luis Márquez donó su colección de trajes mexicanos a la Universidad del Claustro de Sor Juana, que durante casi 50 años reunió en sus viajes por todo el país. El recinto universitario alberga la colección de trajes del artista que desde hace 35 años se ha incrementado con donaciones particulares. Desde entonces, el Museo de la Indumentaria Mexicana “Luis Márquez Romay” realiza alrededor de tres a cuatro exposiciones temporales al año en sus cuatro salas.

 

Los temas son tan variados como los trajes: La creación de las flores en el Istmo de Tehuantepec, México Indígena a través de la mirada de Octavio Paz, Del mamal prehispánico al rebozo mestizo, Monjas Coronadas, algunos homenajes a personajes de nuestra historia, Azul Frida, Andrés Henestrosa, Rodolfo Morales, el Obispo de Chiapas Jtatik Samuel Ruiz, sin olvidar una de las exposiciones mas entrañables México no conoce a México donde se recreó el estudio fotográfico del artista y se expusieron algunas de sus fotografías.

 

Don Luis fue un visionario, para continuar con la tradición de los vestidos mexicanos, llevó a su casa bordadoras y tejedoras para que continuaran allí su trabajo. El artista, una vez que comprendía el significado del traje se atrevía a diseñar sus propias visiones del mundo indígena. Recordemos que una de sus preocupaciones fue dar a conocer la historia de México a través de sus manifestaciones artísticas.

 

Una de las colecciones más numerosa que alberga el museo es la del estado de Oaxaca con casi dos mil piezas, algunas provienen de la Costa Chica como las camisas de  mujer elaboradas en raso de artisela, bordadas a mano con chaquira de cristal de colores y  técnica de pepenado; o las elaboradas en tela de algodón industrial, bordadas a mano con chaquira de cristal de colores. Otras piezas son zapotecas como los enredos elaborados en telar de pedales con hilo de algodón o las faldas de china oaxaqueña elaboradas en raso de artisela con encajes industriales.

 

Los huipiles merecen un lugar especial tanto por su exquisitez artística como por su significado. Como ejemplo tenemos los huipiles Triquis o drikis de San Andrés Chicahuaxtla Oaxaca, éstos son tejidos en telar de cintura con algodón y brocado con estambre de lana, las randas son listones que unen las tiras, el cuello lleva un adorno de listón que forma una especie de espiguilla cuyo significado son los rayos del sol, por detrás se dejan caer unos listones que representan al arco iris. O los huipiles Mixes de San Juan  Cotzocón Oaxaca, elaborados en telar de cintura con hilo de algodón y brocado con hilos industriales de algodón. Además de los huipiles Mixtecos de San Juan Colorado Oaxaca, elaborados en telar de cintura con hilos de algodón, brocado con hilos de algodón teñido con caracol.

 

Hasta el día de hoy, el acervo del museo es casi de ocho mil piezas, entre fajas, enredos, huipiles, camisas, quexquemetl, sombreros, máscaras, huaraches, bisutería, fotografías  y un basto grupo de accesorios que pronto podrán ser consultados de manera electrónica a través del portal de la Universidad.

 

En octubre de este año está programada una exposición en honor a la diva María Félix, donde se exhibirán, entre otras cosas, trajes que utilizó en algunas películas y que forman parte de la colección del Museo. Con esto la institución pretende fomentar el acercamiento de las nuevas generaciones a tres momentos clave: por un lado la vida de María Félix y sus diferentes facetas como actriz, por otro, un ciclo de cine donde se muestre, no solamente a la diva sino las tradiciones mexicanas, y por último la divulgación del arte popular mexicano por medio del traje.

 

Bibliografía.

ÁVILA, Alejandro de, “Textiles arqueológicos y contemporáneos, de Oaxaca”, en Arqueología Mexicana, vol. IV, núm. 17, enero-febrero de 1996, pp. 34-41.

CASTELLÓ Yturbide, Teresa, Colorantes naturales de México, Industrias Resistol, México, 1988.

HERRERA Acosta, Elvira (coord.) Textiles indígenas. Patrimonio cultural de México, Fundación Cultural Serfín, México, 1996.

JOHNSON, Irmgard W., “Hilado y Tejido”, en Esplendor del México Antiguo, vol. 1, Centro de Investigación Antropológica de México, México, 1959, pp. 439-441.

PEÑAFIEL, Antonio, Indumentaria Antigua Mexicana, Editorial Innovación, México, 1985.

 


[1] Es Licenciado en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana, ha impartido talleres de apreciación artística y cursos de historia del arte e historia de las religiones en Casas de Cultura e instituciones privadas. Es museógrafo del Museo de la Indumentaria Mexicana “Luis Márquez Romay”, ha realizado intervenciones en diferentes explanadas y auditorios de la Ciudad de México con motivo de Día de Muertos en la época Virreinal. Ha puesto en marcha estudios de música popular mexicana contemporánea y actualmente cursa la Maestría en Cultura Virreinal, estudiando las metodologías que definen el estilo en los códices mixtecos novohispanos del siglo XVI.

Anuncios