San Mateo del Mar, Oaxaca, 1985. Fototeca Nacho López, CDI.

Redacción CMC

México, D.F. En noviembre de 2011, la transferencia de medios audiovisuales hacia una comunidad étnica cumplirá su vigésimo sexto aniversario en nuestro país, celebrándolo con la aprobación de iniciativas en torno a la digitalización de los acervos fílmicos y audiovisuales de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI). Se espera que dicho proyecto inicie durante el primer trimestre de 2012.

Inicialmente, se contempla la digitalización del material fílmico correspondiente a la primera experiencia de transferencia de medios hacia una comunidad originaria, acaecida durante 1985, cuando un grupo de cineastas, antropólogos y funcionarios del Instituto Nacional Indigenista (INI), encabezados por Luis Lupone, gestionaron la impartición de un taller de cine en San Mateo del Mar, Oaxaca, para un grupo de tejedoras de la comunidad Ikood. Tres obras resultaron de dicho taller: Leaw amangoch tinden nop Ikoods (La vida de una familia Ikoods), Una Boda Antigua y Cuéntame un Cuento, Mombida. A la fecha, y por desgracia, sólo se conoce y se ha visto la primera, quedando pendiente por exhibirse las otras dos.

La restauración de dichos audiovisuales es de suma importancia para nuestro país, ya que son obras pioneras en el acervo del cine comunitario o colaborativo. Se tiene contemplado hacer una corrección cromática del material e incluir subtítulos en español, ya que las cintas están habladas en lengua autóctona.

Una Boda Antigua y Cuéntame un Cuento, Mombida fueron realizadas de manera colectiva por Elvira Palafox, Guadalupe Escandón y Timotea Michelina. En la primera cinta, se hace la reconstrucción de época sobre el pedimento matrimonial; en la segunda, la abuela Timotea narra a su nieta la historia de un hombre que se volvió nagual.

En entrevista con la maestra Xilonen Luna, Directora de Acervos de Cine y Video de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), nos comenta que dicho proceso fue trascendental para nuestro país. “Por primera vez se consideró en el ámbito de los medios audiovisuales, a los pueblos indígenas como sujetos que pudieran tomar decisiones sobre lo que ellos quisieran expresar, sobre su propio modo de vida”, expresó.

El resultado de dicho taller, que se impartió con las tejedoras huaves… fue un parteaguas en la vida institucional, pero sobre todo, como un proyecto de Nación”, agregó la maestra Luna.

Para el mes de diciembre de este año, la CDI será una de las primeras instituciones en adquirir tecnología de punta para la preservación de archivos fílmicos en México. Contará con un Sistema de Mediateca Integral para conservar los audiovisuales de acervo institucional. Este sistema cuenta con un escáner y una unidad de almacenamiento masivo, con el que se digitalizarán alrededor de un millón de pies de película –de 16 y 35 mm– que equivalen a la restauración de 3,000 cintas.

Ello permitirá no sólo la digitalización del material en alta resolución, sino también, mejorará los procesos de catalogación del patrimonio institucional y contribuirá a la difusión de la memoria histórica de las comunidades originarias de nuestro país.

Anuncios